ALZHEIMER Y AUDICIÓN

Investigaciones han relacionado la pérdida de audición con marcadas diferencias en la estructura cerebral, tanto en humanos como en animales. En concreto, según se había visto, las estructuras que procesan la información del sonido tendían a ser de menor tamaño, pero se desconocía si estas diferencias estructurales se producían antes o después de la pérdida de audición.

En un estudio comparativo en general, las personas con problemas de audición perdieron más de un centímetro cúbico de tejido cerebral más cada año, en comparación con aquellos con audición normal. Y las personas con problemas de audición también tuvieron una mayor contracción en determinadas regiones, incluidas las responsables de procesar el sonido y el habla.

Se afirma que esto fue consecuencia de que la corteza auditiva está «empobrecida» por esa falta de audición, lo que podrían favorecer la atrofia. Sin embargo, añade, estas estructuras no funcionan de manera aislada y sus responsabilidades no terminan en la clasificación de los sonidos y el lenguaje, ya que hay algunas regiones que también juegan un papel en la memoria y la integración sensorial, por lo que dicha disminución podría estar relacionada con las primeras etapas de un deterioro cognitivo leve y la enfermedad de Alzheimer.

De acuerdo con varios estudios, los adultos con pérdida de audición son más propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer y la demencia, en comparación con las personas con audición normal. Además, el riesgo aumenta cuando la  pérdida de audición de la persona aumenta. Las personas con pérdida de audición leve tienen casi el doble de probabilidades de desarrollar demencia en comparación con las personas con audición normal. El riesgo aumenta tres veces para las personas con pérdida auditiva moderada y es cinco veces mayor para las personas con discapacidad severa. En concreto, el riesgo de demencia aumenta entre las personas con una pérdida auditiva superior a 25 decibelios

¿CÓMO SE PRODUCE ESTA CONEXIÓN?

Aunque la razón de la relación entre la pérdida de la audición y la demencia no es concluyente, los investigadores sugieren que una patología común podría subyacer en ambas,  los problemas en la decodificación de los mensajes y los sonidos de su entorno, puede abrumar a los cerebros de las personas con pérdida de audición, dejándolos más vulnerables a demencia. También se especula que la pérdida de audición podría conducir a la demencia en las personas más aisladas socialmente, un factor de riesgo conocido para la demencia y otros trastornos cognitivos.

Además de ser un factor de riesgo importante para la enfermedad de Alzheimer y la demencia, múltiples estudios han demostrado que la pérdida de audición empeora los síntomas de estas enfermedades cuando ya están presentes. Estos síntomas incluyen deterioro de la memoria, la incapacidad para aprender nuevas tareas, estado de alerta reducida, seguridad personal comprometida, irritabilidad, enojo, fatiga, estrés, depresión y disminución de la salud en general.

Hemos encontrado que nuestros audífonos AEPS, pueden retrasar o incluso prevenir, la demencia y el Alzheimer, mejorando la audición de los pacientes. Además, el tratamiento de la pérdida auditiva con audífonos de alta tecnología, pueden reducir los síntomas de muchos de Alzheimer para las personas con la enfermedad.

DETERIORO COGNITIVO.

La sordera es una de las dolencias más comunes en la ancianidad; su causa más frecuente es la presbiacusia, que afecta al 25% de los ancianos entre 65 y 74 años, y al 50% de los mayores de 75 años. Diversos estudios han demostrado que la pérdida auditiva influye significativamente en la situación de aislamiento de los ancianos, debido a que sólo una minoría de ellos recibe el tratamiento adecuado. Los ancianos que tienen sordera manifiestan más síntomas de depresión, tienen una menor capacidad funcional, aquejan una menor calidad de vida, y tienen mayores probabilidades de ser institucionalizados.

Considerando todo lo antedicho sobre el impacto de la pérdida auditiva en los ancianos, un grupo especialmente vulnerable es el constituido por personas que, además, padecen un trastorno cognitivo, por lo que se puede concluir que la sordera se asocia con un deterioro cognitivo superior en los ancianos.

TERAPIA DE ESTIMULACIÓN AUDITIVA.

Se ha constatado la eficacia de la terapia de estimulación sensorial auditiva en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, por la que se estimula el cerebro del enfermo por medio de sonidos y de música. No estamos hablando de curar pero sí de mantener a los enfermos con un nivel de activación alto.

La estimulación auditiva, es una estimulación sensorial de uno de los órganos que más tarde perdemos  y uno de los primeros  en desarrollar: el oído.

Con la estimulación auditiva se pretende entrenar los receptores sensoriales y promover procesos de plasticidad neuronal., generando reacciones en la persona, ya sea a nivel motriz, cognitivo, emocional y/o social.

Dicha intervención va dirigida a personas con Alzheimer cuyo deterioro cognitivo es moderado-severo, severo o muy severo; también se puede emplear con personas con deterioro leve o sin deterioro, para reforzar la capacidad de atención y reconocimiento entre otras. 

NUESTRA ESTRATEGIA AUDITIVA.

Nuestros accesorios vibrotactiles o de transmisión ósea; son tipos de auriculares tecnológicamente avanzados y de bajo costo que transmiten el componente vibratorio de los sonidos del entorno vía los huesos y por vía aérea, vinculando las dos señales en una sola, lo que permite estabilizar la interface auditiva, dando lugar a dar énfasis a la mejora de la escucha normal.

Si tienes curiosidad, puedes solicitar una cita sin costo y probarlos a satisfacción, te sorprenderás de los resultados.

 Llámanos por WhatsApp, sin costo al +52 1222 304 88 70 y te contestaremos de inmediato, desde cualquier parte del mundo.



En este video se explica porqué las curvetas, no sirven para los chicos, jóvenes y adultos mayores, ya que presentan un siseo continuo; que es un ruido de fondo molesto y por ello se los retiran y no los usan.
Oís no es lo mismo que escuchar, por lo que nuestros equipos AEPS, no presentan siseo, y permiten escuchar de manera normal, mayor información en este link: http://www.escuelaparasordos.com/accesorios.php

RECOMENDAMOS ESTA OBRA RECIÉN PUBLICADA POR NUESTRA CASA EDITORIAL.
La familia, como sistema abierto, juega un papel determinante en la sociedad mexicana, es indispensable considerar que las personas adultas mayores (AM),  tienen una mejor calidad de vida cuando las familias se comprometen en su cuidado al igual que su médico. 

Los médicos de familia cumplen una labor muy importante en la atención del Adulto mayor, es por ello que esta obra describe temas de gran ayuda para comprender y realizar la consulta de primer contacto. 

Es por lo anterior que para el médico familiar y el Geriatría - Gerontólogo la prioridad debe ser, otorgar una atención integral (desde el punto de vista biológico, psicológico y socio-cultural), defender y conservar los derechos del AM,  reconocer la situación actual del AM en México y las proyecciones de población  a futuro, diferenciar los campos de acción de la geriatría de la gerontología y saber cómo son una herramienta de uso diario en el manejo de pacientes, reconocer los tipos de redes de apoyo y como coadyuvan en su manejo, dar importancia del cuidador primario y la violencia intrafamiliar.
  
Estos tópicos serán del interés de los profesionales de primer contacto, sin dejar de manejar el principio de prevención como estrategia de atención con la gerontoprofilaxis, asi como el funcionamiento de los asilos y casas de día,  temas poco manejados pero indispensables como son sexualidad y por último los aspectos esenciales en Tanatología.

Es por lo anterior que  consideramos que esta obra será una herramienta fundamental de consulta para quien maneje pacientes crónicos en primer nivel de atención médica.    
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ 


AUDICIÓN Y DETERIORO COGNITIVO
La pérdida de audición acelera el declive cognitivo de las personas mayores, sin embargo, el uso de audífonos contrarresta esta aceleración. Un estudio científico longitudinal reciente indica que aquellas personas que utilizan audífonos presentan el mismo nivel cognitivo que las personas sin pérdida de audición.


Las autoevaluaciones de pérdida de audición reportadas por personas de la tercera edad están asociadas a un deterioro cognitivo acelerado, según indica un exhaustivo estudio científico francés realizado durante 25 años. 

El estudio documenta además que el uso de audífonos elimina prácticamente la aceleración de este declive cognitivo.
 El estudio aporta pruebas de que las autoevaluaciones de pérdida de audición se asocian de forma independiente con un deterioro cognitivo acelerado. 

No obstante, se observó que en el caso de pacientes usuarios de audífonos, la tendencia estadística era la opuesta. El declive cognitivo de los participantes del estudio que utilizaban audífonos no era significativamente distinto al del grupo de control, es decir, de participantes sin pérdida auditiva. 

Los usuarios de audífonos de la tercera edad mostraban los mismos índices de deterioro cognitivo que las personas sin problemas de audición. 

Mejorar la capacidad auditiva ayuda 

El estudio no demuestra que la pérdida de audición tenga un efecto directo sobre el declive cognitivo, pero sí indica que las consecuencias psicológicas y sociales de padecer una pérdida auditiva pueden mediar en esta relación. 

Por este motivo, mejorar la capacidad auditiva mediante el uso de audífonos o implantes cocleares reduce el impacto negativo a nivel mental de la pérdida de audición y facilita la participación en actividades que estimulan las habilidades cognitivas como las actividades sociales, lo que a su vez, ralentiza el deterioro cognitivo. 

Según los investigadores

Al restaurar la capacidad comunicativa al menos parcialmente, los audífonos ayudan a mejorar el estado de ánimo, aumentar las interacciones sociales y facilitar la participación en actividades que estimulan las habilidades cognitivas, y como resultado, su uso puede ralentizar el declive cognitivo”. 

El estudio concluye que: “La pérdida de audición está asociada con la aceleración del declive cognitivo en personas mayores. Asimismo, se descubrió que el uso de audífonos atenúa este deterioro cognitivo”.

La importancia de abordar el problema 

"En conjunto, estos resultados señalan la importancia de abordar el problema de la pérdida de audición sin diagnosticar y sin tratar en personas mayores”, añaden los investigadores. El estudio indica además que “el tratamiento para rehabilitar la capacidad audición es un proceso complejo y no consiste únicamente en el uso de audífonos”. 

Hechos sobre el estudio

Este exhaustivo estudio francés, denominado PAQUID, se realizó entre 3.760 sujetos seleccionados al azar, de 65 años en adelante. El estudio comenzó en 1989-1990 y durante 25 años se evaluó de forma periódica a los participantes. La investigación fue dirigida por Hélène Amieva, catedrática de la Universidad de Victor Segalen Bordeaux 2, en Francia. 

En el estudio, los participantes tenían que realizar autoevaluaciones sobre su pérdida de audición y el deterioro cognitivo se valoraba mediante el método conocido como “mini examen del estado mental” (MMSE, por sus siglas en inglés). 

La solidez del estudio reside en el largo periodo durante el cual se monitorizó y evaluó a los sujetos, y el elevado número de participantes. La investigación se publicó en la revista Journal of the American Geriatrics Society. 

Fuente: Amieva et al (2015) Self-Reported Hearing Loss, Hearing Aids and Cognitive Decine in Elderly Adults: A 25-year Study. Published in The American Geriatrics Society, imagen de fotolia

Leer más: http://www.info-acufeno.com/2015/11/el-uso-de-audifonos-reduce-el-deterioro.html#ixzz4Peg9HA7j